Cookie Settings
Inglés / English

Cuando usted visita una Iglesia Episcopal o cualquier otra iglesia por primera vez se puede usted sentir un poco extraño e intimidado. Nosotros queremos que usted se relaje y se sienta bienvenido y pueda participar como usted lo desee. Aquí le ofrecemos una guía de lo que usted puede esperar si va a un servicio de adoración en una Iglesia Episcopal.

Reunión (llegar, establecerse, alistándose para la iglesia)

Es bueno llegar unos minutos antes del servicio para que usted se pueda alistar. Probablemente habrá personas del comité de bienvenida que le darán un boletín del servicio que básicamente lo guiará a través del servicio. La mayoría de las iglesias tiene bancas o sillas. Usted puede sentarse en cualquier lugar que desee. A veces la gente nueva se sienta la parte de atrás para poder ver mejor. Los que tienen una estatura corta a veces desean sentarse más cerca en la parte delantera para poder ver mejor. Además de los boletines proporcionados para el servicio a menudo habrá varios libros en estantes delante de usted o en las bancas. Probablemente verá copias rojas o negras del Libro de Oración Común. Este libro tiene varias partes del servicio. Su boletín le dará números para encontrar las secciones de las páginas. Probablemente también verá un libro azul oscuro llamado “El Himnario de 1982” que tiene un montón de música en él. Muchas iglesias tienen otros libros suplementarios de música también.

Unos minutos antes del servicio habrá algo de música que se conoce como “ Preludio”. Está música está destinada para ayudarnos a prepararnos para el servicio. A veces es instrumental y otras veces que es cantada por todos.

La mayoría de los servicios comienzan con una canción que todo el mundo canta mientras se está de pie. En muchas iglesias habrá una procesión de ministros litúrgicos, que son las personas que tienen trabajos específicos a realizar durante el servicio. Generalmente la procesión es encabezada por la cruz y se puede ver a la gente que reverencia a la cruz cuando pasa en un gesto de respeto.

Una vez que la canción o el himno se termina, el celebrante, (el sacerdote que preside el servicio) y la asamblea (todos los demás ahí reunidos) dicen la “Aclamación de Apertura” que es una manera formal de saludo de uno con el otro. Entonces puede haber una pieza corta de música alabando a Dios o pidiendo la misericordia de Dios. (La música como esta que es una parte del servicio a veces se encuentra en la parte delantera el himnario en una sección donde el número está precedido por la letra “S-” que significa Servicio de Música.” El celebrante dirá una oración llamada la colecta que significa que nos colectamos a nosotros y a nuestros pensamientos como la pieza final de nuestro encuentro.

La liturgia de la palabra (lecturas, sermón, declaraciones de fe, oraciones de la comunidad)

Todos nos sentamos a escuchar las lecturas. La mayor parte del tiempo se lee una lectura de las escrituras hebreas (Antiguo Testamento); un salmo; una lectura de las escrituras cristianas (Nuevo Testamento) y una lectura de los Evangelios. Estas lecturas son parte de un conjunto que se conoce como “leccionario” que asigna las lecturas para cada domingo en un ciclo de tres años. Los miembros en la asamblea leen las dos primeras lecturas. El salmo es normalmente leído o cantado por todos. Su boletín tendrá el salmo impreso o bien le dirá donde se encuentra en el Libro de Oración Común o en el cancionero.

Porque el Evangelio, las historias de la vida y la muerte de Jesús son fundamentales para nuestra fe, esa lectura recibe un “tratamiento especial”. Normalmente se canta un Aleluya, o alguna canción antes del Evangelio y el libro del Evangelio es traído en medio de la asamblea y leído por un diácono o un sacerdote. Todos se ponen de pie para esta lectura y giran hacia donde está el libro del Evangelio.

Después del Evangelio, se predica un sermón, generalmente por un sacerdote (aunque en ocasiones puede ser una persona laica). El sermón está diseñado para tomar lo que hemos oído en las lecturas y aplicar estos aprendizajes en nuestra vida y nuestro contexto actual.

Después del sermón, recitamos el Credo de Nicea, una antigua declaración de fe utilizado por la mayoría de las iglesias cristianas uniéndonos con los cristianos de todas las generaciones. Después rezamos las “Oraciones de Comunidad”. Estas oraciones son una serie de peticiones dirigidas por un miembro de la asamblea con una respuesta de todo el conjunto al final de cada una. Las peticiones incluyen oraciones para la iglesia, el mundo, la nación, los enfermos y los que han muerto. El celebrante concluye estas oraciones con una colecta, una vez más “colectando” nuestras oraciones.

Después de las oraciones la mayoría del año decimos la Confesión (la confesión se omite a veces durante las temporadas de las celebraciones festivas del año). La confesión es una oportunidad para confesar juntos las maneras que no hemos amado a Dios y a los demás . A veces la gente se arrodilla para la confesión como un signo de su penitencia. En la conclusión de la confesión, el celebrante dice la absolución, palabras que nos recuerda que Dios perdona nuestros pecados.

El celebrante luego las ofrece “La paz”. Esto puede ser un momento particularmente difícil para las personas que están recién llegadas o para los visitantes. Lo que estamos haciendo es promulgar ritualmente nuestra necesidad de estar en relación correcta el uno con el otro antes de pasar a la comunión. Lo hacemos diciendo “La paz este contigo” uno al otro. Las personas se pueden dar la mano o abrazarse. Usted puede saludar a la gente alrededor de usted. En algunos lugares la paz es un poco más larga y la gente dejará sus asientos para intercambiar la paz con más gente. A veces olvidamos el ritual y nos podemos alargar dando la paz pues estamos muy contentos de vernos.

En muchas iglesias la paz es seguida de anuncios. Esto no es parte formal del ritual pero es una oportunidad para dejar que la gente sapa lo que está sucediendo en la comunidad y cómo participar en ella.

La liturgia de la mesa (colecta de ofrendas, preparando nuestra comida y orando sobre ella, compartiendo el pan y el vino)

Ofertorio

En este punto se toma una colección de dinero. A menudo una pieza musical es cantada o tocada mientras que la colecta es tomada. Nuestras ofrendas simbolizan ambos cosas, traernos a nosotros mismos a la adoración y nuestro apoyo a la vida de la comunidad. Está bien para usted poner cualquier cantidad de dinero o poner en nada en absoluto. (Usted puede preguntarse por qué mucha gente no pone nada. Hay muchas razones, por supuesto, pero una muy importante, es que muchos miembros de iglesia hacen sus contribuciones financieras de muchas maneras y muchas de estas no se ponen en el plato de la colecta , es decir, estas se hacen a través de deducciones de la tarjeta de crédito, cheques mensuales, etcétera.) El pan y el vino que vamos a utilizar para la comunión y el dinero que se ha recogido se traen a la mesa o el altar y los ministros litúrgicos preparan la mesa para la comunión.

Plegaria Eucarística

El celebrante reza una oración extendida. Comienza con un diálogo entre el celebrante y la asamblea llamada el Sursum Corda (literalmente “levantar el corazón”). El celebrante entonces alaba a Dios por la acción de Dios en nuestras vidas. Esta sección inicial puede en algunos casos ser específica a la temporada litúrgica en que estamos. Esta selección termina con el Sanctus “Santo, Santo, Santo”, una respuesta cantada normalmente por todo el conjunto. La oración continúa con un recuento de la historia de la última cena y el celebrante pidiendo que el Espíritu Santo venga sobre el pan y el vino y en nosotros. Al final de la oración todos decimos Amén, que es nuestra forma de terminar nuestra oración. Nos ponemos de pie en el comienzo de la plegaria eucarística. Después del sanctus, uno puede arrodillarse o continuar de pie. Diferentes comunidades tienen distintas sensibilidades alrededor de esto; en algunos lugares la gente se pone de pie, en otros, la mayoría de la gente se arrodilla.

Al final de la plegaria eucarística todos rezan “El Padre Nuestro”. Entonces el celebrante parte un pedazo de pan, que simboliza el cuerpo de Cristo siendo quebrantado por nosotros. Después de esta ruptura simbólica, se realizan algunas preparaciones más prácticas que puede incluir agregar más cálices de vino, el pan se rompe en pedazos para su distribución, etcetera. Las Palabras, llamados el himno de la fracción, son hablados o cantados en este punto y reflejan las acciones que tienen lugar. Una vez que el pan y el vino están listos el celebrante invita a las personas a la comida, a la mesa.

Recibiendo la Comunión

St-Johns-Episcopal-1Generalmente la gente viene hacia adelante y se para o se arrodillarse en el altar para recibir la comunión. La mayoría de los lugares tienen gente que nos guía. Si no hay acomodadores, este es un buen momento para ver lo que otros están haciendo y seguir su ejemplo. La política oficial de la Iglesia Episcopal es que todas las personas bautizadas pueden recibir la comunión. Muchas iglesias han ampliado esa política para invitar a cualquier persona que está buscando a Dios para que comulgue.

Si no desea recibir la comunión está también bien. Usted puede permanecer en su asiento, o también puede venir adelante y cruzar los brazos sobre su pecho. El sacerdote le ofrecerá una bendición en lugar de comunión.

Si desea recibir la comunión , extienda sus manos y el sacerdote pondrá un trozo de pan en tu mano. Entonces vendrá otro ministro litúrgico con la copa de vino (y es realmente vino). Hay pocas opciones aquí. Puede comer el pan cuando se pone en la mano y luego tomar un sorbo de vino de la copa. Es aceptable y realmente útil para que usted pueda tocar la copa y guiarla a su boca. Si no quiere beber de la copa también puede dejar el pan en su mano y la persona con la copa, mojará el pan en el vino y después lo colocará en su boca. También está totalmente bien recibir sólo el pan o solamente el vino; cualquier forma se considera una recepción completa de la comunión. Hay muchas razones por las que las personas quieran recibir sólo una forma, así que no se sientan cohibidos. Una vez que haya recibido, simplemente vuelva a su asiento. A menudo la música es cantada durante o cerca del final de la comunión.

Después de la comunión (dar gracias y ser enviado)

Después que todos han recibido la comunión todos nos ponemos de pie y decimos una oración que está en su boletín o bien se le indicara donde puede encontrarla. El sacerdote entonces pide a Dios que nos bendiga. Otra canción es cantada generalmente por todo el mundo en este momento durante el cual los ministros litúrgicos pueden procesar hacia fuera. Al final un diácono o sacerdote nos despide y nos envía al mundo para amar y servir a nuestro Señor.

A menudo hay un Postludio instrumental. Está bien ponerse de pie y deja su asiento en este punto o puede permanecer y escuchar la música. Concluido el servicio de la gente puede pasar algún tiempo hablando con los demás. ¡A menudo hay café después del servicio! La gente habitualmente saluda al sacerdote en la puerta y puede presentarse como un recién llegado.

Cada iglesia es un poco diferente, pero esto refleja lo que sucede en la mayoría de nuestras iglesias. Esperamos que usted se sienta lo suficientemente cómodo como para probarlo.